Ganaderia Y Salud

Nuestros animales no están modificados genéticamente, no son clonados y no reciben hormonas en ninguna etapa de nuestro sistema de reproducción.

Los medicamentos y vacunas se manejan únicamente bajo la recomendación de nuestros veterinarios, mediante visita in situ para evaluar el estado clínico del lote en producción, en línea con las pautas definidas internamente por la empresa y sus especialistas, y con las leyes y normativas de los clientes.

El contrato entre BRF y los productores integrados determina que cualquier intervención en el lote en producción debe ser realizada únicamente por la empresa, incluido cualquier tratamiento, incluso si no es medicado. La empresa también cuenta con una red de laboratorios que ayuda a identificar las causas de los problemas con los lotes, así como a agilizar la toma de decisiones a través del resultado rápido.

BRF no utiliza antibióticos como promotores del crecimiento en la producción avícola y porcina y siempre busca la mejora continua de los procesos, permitiendo la reducción paulatina del uso de medicamentos en toda la cadena. Creemos firmemente en el concepto de uso responsable de antibióticos y para ello tomamos medidas de bioseguridad y bienestar animal que nos ayudan a mantener restringido el uso de antibióticos a lo necesario.

Desde mediados de 2018, el 100% de la producción de animales en la cadena agrícola de BRF ha estado libre de antibióticos promotores del crecimiento (AGP-Free). Cuando se necesitan antibióticos para tratar enfermedades, el medicamento lo receta un veterinario. Se sigue estrictamente el período de gracia para cada ingrediente activo. Profesionales de BRF que llevan los productos a nuestros socios integrados y orientan cómo utilizarlos.

La empresa tiene una política interna sobre el uso de antibióticos en la cadena avícola en Brasil, desarrollada por veterinarios especializados en salud animal en el área agrícola. Este documento describe las pautas generales sobre el uso de antibióticos y cómo la empresa ha abordado este problema.

Además, BRF ha reducido el uso de antibióticos considerados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como críticos para su uso en medicina humana. Todos los antibióticos considerados muy críticos e importantes para la salud humana por la OMS (HPCIA - Highest Priority Critically Important Antimicrobials) no se utilizan en la cadena avícola en Brasil. Estamos trabajando para reducir el uso de estos ingredientes activos en la cadena porcina y para retirarnos de la producción avícola en Turquía.

Como alternativa al uso de antibióticos, en las dietas se utilizan vacunas, prebióticos y probióticos. Todas estas mejoras no serían posibles si no siguiéramos las pautas de bienestar animal. Los animales en una situación de bienestar pasan por períodos menos estresantes que ayudan a mantener el sistema inmunológico fortalecido para combatir los patógenos.

En septiembre de 2020, también tendremos una política para el uso de antibióticos en la cadena porcina.

Para avanzar en las acciones de bienestar animal, tenemos parte de nuestra producción trabajando con prácticas de enriquecimiento ambiental continuo.

Desarrollamos protocolos y utilizamos diferentes objetos para identificar mecanismos que estimulan el comportamiento natural de nuestros animales, contribuyendo a la reducción del estrés y la mejora de las condiciones de salud, a través de:

  • Para la cadena porcina, paulatinamente se ha implementado el uso de cadenas, cuerdas, paja, madera y galones en los ambientes de cría;

  • Para la cadena avícola utilizamos perchas, fardos de virutas de madera y otros instrumentos de picoteo que se encuentran presentes en varias granjas de cría, pavos y pollos de engorde.